Los “locos cacharros” del Dakar

portada_dakar

La edición 2016 del Dakar llega a su fin con la desoladora imagen de Carlos Sainz sentado en una roca contemplando su Peugeot 2008DKR16 con la caja de cambios destrozada a falta de cuatro etapas. El coche de este año estaba llamado a conseguir grandes resultados, y no en vano ha sido el gran dominador del rally más duro del mundo. El Buggy de Peugeot, a pesar de su curioso diseño y su sorprendente tecnología, que permitía incluso variar la presión de las ruedas desde el interior del coche, no es el prototipo más extraño que ha participado en el Dakar. Estos son algunos de esos coches que acuñaron la expresión de “Esos locos con sus locos cacharros”.

El camión bicéfalo de Jan De Rooy

camion_de_rooy

Los años 80 fueron, en general, la época más loca del mundo del motor de competición. Mientras los Grupo B dominaban en los tramos del mundial de Rallys, algunos decidían tomar como referencia aquellas bestias para crear máquinas de Dakar absolutamente espectaculares. El caso del holandés Jan de Rooy es especialmente singular, ya que decidió tomar la salida con un DAF “Tweekppige Monster” o “Monstruo Bicéfalo”, un camión bimotor con dos cabinas con un motor en cada eje. Desgraciadamente, esta mole no consiguió cruzar la meta.

Jules Proto 6×4 Dakar Racer

6x4_dakar

Posiblemente este sea el más extraño de los coches que han participado en el París Dakar. Su larga carrocería alberga seis ruedas que, en teoría, deberían darle más tracción en las dunas a este monstruoso vehículo. Estaba movido por un motor Chevrolet V8 y montaba una transmisión Porsche. Desafortunadamente tuvo que abandonar por problemas con el chasis.

Renault 4 de los hermanos Marreau

renault_4_dakar

No decimos que un Renault 4 (Aquellos 4 latas) sea raro. Lo que si es raro es que este pequeño coche francés participase en una prueba tan dura como el París Dakar. Los hermanos Marreau tomaron la salida de la edición de 1979 a bordo de uno de estos “hierros” preparados para surcar las dunas del desierto. ¿Lo más alucinante? consiguieron acabar en segunda posición.

Porsche 959

porsche_dakar

El Porsche 959 es el motivo que llevó a Enzo Ferrari a concebir el Ferrari F40. Este legendario Porsche participó en el París Dakar de 1985 y 1986 (ganando esta última). Las modificaciones llevadas a cabo para participar en el Dakar lo convirtieron en un auténtico monstruo devorador de dunas. No fue el único Porsche que participó. Antes de que el 959 tomase la salida, en 1984 el francés René Metge se hacía con la segunda de sus tres victorias en el Rally, esta vez a los mandos de un  Porsche 953, que no era otra cosa que un 911 llevado al extremo.

Rolls Royce de  Thierry de Montcorgé

rolls_dakar

Fruto de una apuesta con sus amigos,  Thierry de Montcorgé decidió participar en la prueba africana con este “Rolls Royce”. Entre comillas,  puesto que la cosa tiene trampa. En realidad se trata de un chasis artesanal que contaba con el sistema de tracción de un Land Cruiser y un motor Chevrolet V8 sobre el que se montó una réplica de fibra de la carrocería de un Rolls Royce.

 

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *