Revolución dentro de casa

portada 3

Existen marcas de coches vinculadas a ciertas ideas, sentimientos o pasiones. Ferrari y su característico rojo; BMW y la tracción trasera; Deportivos con motores gasolina, sí o sí. Sin embargo, a veces las marcas intentan innovar saliéndose de lo preestablecido para escribir una nueva página en su historia. Y para ello, a veces “sacrifican” sus valores por diversos motivos. Contaminación, marketing…sea cual sea la razón, aquí te traemos una serie de coches que dejaron todo patas arriba en sus propias casas.

Ford Focus ST Diésel

Empezamos por lo que muchos “petrolheads” pueden considerar un sacrilegio. Que una marca decida equipar un coche prestacional y con aspiraciones deportivas con un motor diésel no le encaja a muchos. Sin embargo, este año 2015 será recordado como el primer año en el que Ford mezclo eficiencia y deportividad para dar a luz el primer Focus ST con corazón de gasóleo que alcanza 185 CV.

BMW Serie 2 Active Tourer

Cuando se anunció que BMW estaba desarrollando un vehículo familiar con tracción delantera, muchos fanáticos de la marca germana se tiraron de los pelos. La tradicional tracción trasera, el nerviosismo de esas zagas y la diversión y sensaciones deportivas que transmitían eran las señas de identidad y los valores de la marca. Por eso, muchos vieron al Serie 2 Active tourer como una traición. A pesar de todo, los ingenieros trataron de darle un toque deportivo a la conducción de este familiar, el primero de BMW con todo delante.

Ferrari 488 GTB

Hibridación, turbos, downsizing…las restrictivas normas anticontaminación están forzando a las marcas a buscar alternativas sostenibles. En el caso de Ferrari, estos comenzarán a equipar desde ahora turbos en sus cavallinos. El primero fue el Ferrari California T, pero el realmente importante es el relevo de su deportivo más popular, el 458 Italia. Su V8 atmosférico será reemplazado por un motor turbo para reducir emisiones sin sacrificar potencia. Muchos consideran esta revolución un sacrilegio, pero no hay que olvidar que uno de sus deportivos más exitosos, el F40, tenía un motor Biturbo.

Porsche 911 (996)

El menos reciente de todos, pero no por ello menos revolucionario en casa. La generación 996 del nueveonce, que apareció por primera vez en 1998, abandonaba la refrigeración por aire para pasarse al agua. Desde entonces, todos los deportivos 911 de Porsche están refrigerados por agua, y no son pocas las voces que piden un regreso de la refrigeración por aire para mantener el espíritu. Sin embargo, lejos de volver a ese sistema, Porsche ya anunciado que la próxima generación de su mítico abandonará el motor atmosférico para pasarse al turbo.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *