El nivel tecnológico es abrumador

Manuel Sanchez

Cada vez que se celebra un Salón del Automóvil aparece una nueva tecnología que nos deja con la boca abierta. Desde hace unos años, los coches autónomos son la estrella de estas ferias, en las que se desdibuja la línea entre coche y robot. De una máquina que nos servía para ir de A a B, a un electrodoméstico que hace prácticamente todo por nosotros. El ordenador de a bordo languidece ante pantallas táctiles cada vez más grandes. Es la Era Tecnológica y… Sí, sigue pisando con mucha fuerza.

Y así ha comenzado este 2016. Cómo ya leímos en nuestro blog Todomarobe, en unos años tendremos coches que se aparcan desde fuera con tan sólo hacerles un gesto o incluso, con la única ayuda de sus sensores. Parece que muchas marcas piensan en dejar a un lado los botones para que nos comuniquemos con nuestros coches a viva voz. No sé ustedes, pero yo es algo estoy deseando poder experimentar.

Esto me hace pensar en que dentro de unos años, quizá no tantos como creemos, lo que haya debajo del capó se parecerá poco a nuestro presente. Desde los híbridos hasta coches eléctricos o movidos por pila de hidrógeno, los motores del futuro serán cada vez más limpios, más eficientes y más tecnológicos. La manera de acceder a ellos, de repararlos y de mantenerlos es completamente diferente al de los motores convencionales. Y ya ni hablamos de los sistemas de info-entretenimiento. Casi hay que ser más informático que otra cosa… Aunque afortunadamente la mecánica seguirá siempre en su lugar.

Cada vez que aparece un sistema nuevo, hay que aprender cómo funciona. No queda otra. Las nuevas tecnologías, precisamente por eso, por ser nuevas, requieren de nuevos conocimientos. La formación continua es la única opción si se quiere seguir en el negocio. Saber cómo funciona un motor híbrido, de qué está compuesto y qué precauciones se deben tomar para poder acceder a él son solo algunos ejemplos de por qué es tan necesario seguir estudiando cada día.

El tiempo (o la falta de él) ni es ni debe ser una excusa. Si decidimos no comprender cómo funcionan los nuevos coches, el tiempo que hoy no queremos invertir en conocer y aprender, dentro de unos años lo tendremos para contemplar nuestro taller vacío. Y, sin embargo, hoy día existen numerosas opciones para poder reciclarse y avanzar en mecánica. La formación Online es una buena alternativa. Desde la comodidad de nuestra casa y con el horario que mejor nos venga, podemos seguir estudiando, aprendiendo y sorprendiéndonos de lo lejos que está llegando la tecnología de los coches.

La formación, ya sea online o presencial, es una opción, quedarse atrás no.

Manuel Sánchez

Director General

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *