Más reparaciones, más técnicos formados

Manuel Sanchez

De indicios, hemos pasado a hechos demostrados. Hace poco hablábamos de cuán importante es que la gente vuelva a gastar e invertir dinero. De nuevo los conductores recuperan la conciencia sobre la vital importancia de tener el coche a punto, de invertir en una herramienta de cuyo buen estado depende nuestra vida y de quienes comparten la carretera con nosotros. Ahora, según datos de Audatex, los trabajos de reparación han aumentado, pudiendo llegar a un 1% a finales de 2015. Un pequeño incremento y una gran noticia, si pensamos que la misma consultora estimaba que este año se cerraría con un descenso del 1,3%.

Además de ser una señal más de recuperación en nuestro sector, este incremento en el trabajo supone que el taller deberá reforzar su plantilla para poder hacer frente a un mayor volumen. Y para evitar que los coches se acumulen en la puerta, lo mejor es contar con técnicos formados que sean capaces de resolver los problemas de manera ágil y eficaz.

Los duros tiempos de crisis han obligado a muchos a reciclarse, a mantenerse al día para sobrevivir en un mercado que avanza a pasos de gigante. En Carsmarobe hemos formado a muchos de estos profesionales de la posventa y a otros que buscan aprender un oficio que cada día tiene más futuro. Como centro certificado por la Comunidad de Madrid para impartir Certificados de profesionalidad, por nuestras instalaciones han pasado en los últimos años cientos de alumnos con diferentes niveles de conocimiento. Para algunos, incluso era su primer contacto con este mundo. Otros, buscaban avanzar y no quedarse atrás. Impedir que la corriente de nuevas tecnologías les arroyase en este bravo río que es a veces la automoción.

La conclusión ha sido la misma para cada perfil. Sea por negocio propio o por prácticas profesionales en talleres mecánicos, todos han experimentado la presión, la imperiosa necesidad de tener un coche listo en el tiempo preciso. Bien es cierto que algunos ya están familiarizados con el día a día del taller, per, para otros ha sido su primera experiencia real fuera del aula. Muchos incluso han tenido la suerte de encontrar trabajo en aquellos centros donde han realizado sus prácticas (y pronto conoceremos algunos casos en particular).

Al final del día, una de las mayores gratificaciones que tenemos en Carsmarobe es saber que nuestros alumnos consiguen encontrar trabajo gracias a haber estudiado un Certificado de profesionalidad. Porque en un mundo como el de hoy, que recupera poco a poco la cifra de reparaciones que entran en los talleres, estar formado es una necesidad para introducirse en el mercado laboral que reclamará cada vez más mecánicos.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *