Del circuito a las calles

carreteracircuito

Desde los orígenes de la automoción, los coches de carreras han sido los laboratorios donde los ingenieros probaban las tecnologías más novedosas. Años después, todo ese conocimiento se aplicaba (y se aplica) a los coches de calle. Hablamos de avances como frenos, motores de alto rendimiento y baja cilindrada, materiales como la fibra de carbono, avances en seguridad… Y muchas veces, fruto de ese conocimiento, salen a la calle coches de competición que tienen lo justito para circular de forma legal por las carreteras. Os traemos una lista de algunos de esos coches pensados para circuito que pueden pasear por la calle.

BMW M4 GTS

bmw_m4

La ultima novedad de BMW es el M4 GTS, el BMW de producción más rápido de la historia. En su carta de presentación encontramos apéndices aerodinámicos específicos, reducción de peso al extremo, jaula de seguridad,  y lo más espectacular: Un motor turboalimentado de 505 CV que, entre otras cosas, incorpora inyección de agua, una tecnología por la que BMW está apostando fuerte. Este sistema introduce agua en la cámara de combustión para controlar la compresión y sacar más rendimiento al motor.

Porsche GT3 RS

porsche_gt3_rs

La ultima generación del GT3 RS se ha convertido automáticamente en un clásico. Seguramente, sea el último 911 atmosférico con esa potencia y con la denominación GT3. Diferenciarlo de un 911 “normal” no es muy complicado. Un enorme alerón trasero y un frontal trabajado en el túnel del viento lo mantienen pegado al suelo. Y menos mal, pues tras su ruedas posteriores cuenta con un motor Bóxer marca de la casa de más de 500 Cv. Un auténtico misil en el circuito y en la calle.

Radical RXC

radical_rcx

Lo primero que uno se imagina al ver al radical RXC es que está frente a un prototipo de resistencia. Bajo, ancho, y con una cúpula que cubre el habitáculo. Sin embargo, este bólido, que cuenta con un motor v6 de 3.7 litros procedente de un Ford Mustang es válido para su uso en carretera. Que sea legal no significa que sea cómodo, pues tanto su suspensión como su habitabilidad y prestaciones son más propias de un coche de carreras. De hecho, es posible que el ruido de su motor te impida mantener una conversación con el copiloto…a no ser que lleves cascos.

Ford Focus RS

focusrs

Presentado como el máximo exponente de la deportividad de la marca del óvalo, el último Ford Focus RS monta el mismo motor Ecoboost del Ford Mustang. Sus cerca de 400 cv, su tracción total, su peso aligerado y su “modo drift” son los avales para este devorador de tramos de carretera de montaña. El piloto de rallycross Ken Block, famoso por sus Gymkhanas, participó en el desarrollo de este coche que hereda el espíritu de los RS de Ford.

Mitsubishi Lancer EVOLUTION

evo_X

Uno de los coches más queridos y espectaculares de los tramos de rally. El Lancer Evolution, que llegó a tener diez generaciones (y que probablemente sea sustituido por un SUV) es una auténtica máquina de carreras. Tracción integral, motor turboalimentado, pocas concesiones a la comodidad…el Lancer se ha usado en todo el mundo con diferentes fines en la competición: Rallys, circuitos, resistencia, contrareloj…y es muy valorado en el mundo del tuning de altas prestaciones.

Peugeot 205 Rallye

205_rallye

Despedimos esta lista con el más humilde de todos, pero que no deja de ser una auténtica bomba. El 205 rallye nació para llenar el hueco entre las versiones normales del utilitario francés y el GTI. Peso pluma y motor potenciado se unían a una transmisión de marchas cortas para crear un auténtico bólido. No en vano, muchos de estos se vendieron con la idea de iniciarse en el mundo de los rallys.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *