Bestias del asfalto

coches 1000 CV

En el mundo de la automoción de altos vuelos, las cifras son muy importantes. Las grandes marcas luchan por arañar décimas de segundo en aceleración y en pulverizar la velocidad punta de sus rivales. Y para ello, recurren a potenciar sus motores hasta límites insospechados. Te traemos una lista de coches que superan la mágica cifra de los mil caballos. Auténticas bestias del asfalto.

Bugatti Veyron Super Sport

A comienzos del siglo XXI, Bugatti, bajo la batuta del grupo VAG, presentó al mundo el Veyron. Una auténtica mole de mil caballos repleta de lujo. El objetivo, hacer volar a su conductor sin escatimar en comodidad. Diez años después, presentaron el Veyron Super Sport, potenciado hasta los 1.200 caballos y con una ligera reducción de peso. Su corazón, un motor de 16.4 litros W16 con cuatro turbos.

Koenigsegg Agera One:1

El coche más rápido de producción jamás construido. Su nombre, One: 1, se refiere a su proporción peso/potencia. Esta bestia de 1.360 caballos (1 megawatio) y 1.360 kilos monta un motor V8 turboalimentado. Sus fabricantes lo definen como el primer “Megacar” del mundo. Y es que ningún coche ha conseguido homologar un megawatio de potencia. Entre sus virtudes, además del increíble motor que monta, es la aerodinámica activa, con alerones móviles que aseguran un agarre extremo de este monstruo.

Ferrari FXX K

Lejos de las homologaciones y restricciones de la FIA, Ferrari ha diseñado un auténtico coche de competición. Solo apto para circuito, se producirán 20 unidades (todas vendidas) de este coche de carreras basado en el LaFerrari. A su ya increíble motor híbrido se le ha aumentado la potencia para elevar la cifra hasta los 1.050 caballos. A esto hay que sumar suspensiones y neumáticos de carreras, un chasis puesto a punto por pilotos de Fórmula 1 y aerodinámica activa.

McLaren P1 GTR

Al igual que Ferrari, los de Woking cogieron su mejor hiperdeportivo, el P1, y lo adaptaron a los circuitos. Reducción de peso, potenciación hasta más de 1.000 caballos y un sistema DRS en el alerón trasero derivado de la F1. La potencia la extrae de un motor V8 Biturbo acoplado a un sistema híbrido KERS como el de la competición reina.

Hennessey Venom GT

La empresa americana Hennessey, conocida en el mundo de las modificaciones por potenciar coches hasta sus límites, cogío un Lotus Elise, alargó su chasis para acoplar un enorme motor V8 Biturbo y lo dotó de suspensión, neumáticos y frenos apropiados para tal máquina. EL fabricante Texano consiguió con su coche modificado batir varios récords Guiness, como el de aceleración de 0-300 Km/h, para lo que sólo necesitó 13,63 segundos.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *